salto

En el campeonato del mundo de 1968 la saltadora olímpica rusa Irina Ladkos, atacó su último salto en la final de libre desde trampolín a tres metros, abrazándose las rodillas y gritando “bomba” en perfecto español. Uno de los jueces levanto la tablilla del diez.

salto firmado

Anuncios